#04 No es culpa tuya

Captura de pantalla 2018-04-19 a las 20.26.59

Foto de karlos Wayne

Es tanto el amor que sientes por tus personajes que te va a costar horrores echarle la culpa a ellos de lo que les ocurra. Pero tienen que ser ellos los culpables. No puede ser culpa tuya.

Esta no era la idea que tenía para el post #04, (aquí me tienes, improvisando) pero me ocurrió algo esta misma mañana re-escribiendo una escena muy importante, yo diría que fundamental, en la cual se toma una decisión que será la desencadenante de lo que va a ocurrir durante el resto de la historia. Pero la decisión no la tomó mi personaje principal.

¿Por qué me preocupa que no haya sido mi protagonista el que tomara la decisión? Porque sencillamente, cuando he re-leído la escena, tuve la terrible sensación de que esa decisión, la más importante que se toma en toda historia, la tomé yo. Y mi personaje reaccionó a ella. Mi protagonista dejó de llevar las riendas de la historia. ¡Y justo en el momento más crucial! Yo (el escritor) fui el culpable de lo que le pasó.

Vamos con un ejemplo:

Pongamos que guerrero místico es capturado por una avanzadilla de guerreras amazonas. La premisa no puede ser más simple. El guerrero místico (nuestro protagonista al que queremos tanto) no puede ser más guapo ni más cachas de lo que ya es. La mandíbula no puede ser más cuadrada y su pelo, al viento, nada que envidiar al de las amazonas. Y ellas, claro está, son tan jóvenes que nunca han visto a un hombre antes. han oído hablar de ellos, pero nunca se habían topado con ninguno.

Ok, cliché, ya se ha visto antes, etc… Pero para el ejemplo que os quiero mostrar, me vale.

Ahora evitemos que el personaje nos quede plano. El guerrero místico tiene un caballo que te cagas, una espada que te cagas y sufre una disfunción eréctil. Él lo sabe, el lector lo sabe. Las amazonas no han visto un hombre real en su vida. Ya tenemos la premisa. Tenemos un personaje en conflicto. Ahora el guerrero cachas que te cagas va cabalgando por el bosque y de pronto llegan las amazonas y le capturan.

¿Por qué le capturan? ¿Qué hacía en el bosque? ¿Por que iba por ahí y no por otro sitio?

Bueno, solo hay una respuesta REAL a esa pregunta; le capturan por MI culpa. Yo le he puesto en el bosque donde YO sabía que estaban las amazonas y ¡ZAS! Capturado. Yo no se tú, pero si yo leo eso en una novela (o lo veo en una película o serie) ya me echa para atrás. El personaje, tu protagonista, tiene que ser el culpable de internarse en ese bosque. Tiene que tener un motivo para haber decidido coger ese camino y no otro. Tiene que tomar una decisión y después lidiar con las consecuencias que esa decisión conllevará. Pongamos que el guerrero va a encontrarse con la princesa que le ama, que desea casarse con él y convertirle en Rey. Y va a su encuentro. Pero a mitad de camino le entra pánico de que descubra su disfunción eréctil y opta por coger otro camino. Aquí vemos que la decisión ha sido suya. Ha tenido una razón poderosa (poderosa para él), para tirar de las cuerdas de su caballo e ir por otro lado. Tiene miedo que una mujer descubra su secreto y al huir, es capturado por veinte…

Los actores (los buenos actores), usan este recurso también para darle profundidad a sus interpretaciones. Preguntando al director o (PREFERIBLEMENTE) al guionista de dónde viene su personaje al principio de una escena o qué es lo le ha llevado ahí.

Para ti, que ya tienes tu flamante primer borrador, que ya has empezado tu escaleta de escenas, esto te va a ayudar considerablemente. Cada vez que escribas una escena en la que a tu protagonista le ocurre algo, pregúntate: ¿Por qué le ocurre eso? ¿Quién es el máximo responsable de que se vea en esa situación? Si la respuesta no te lleva a tu protagonista, revisa. Re-escribe. Deja que sea tu personaje el que lleve la historia hacia adelante, no la lleves tú. Toda acción trae consigo una reacción. Y esa acción-reacción es la que mantiene una historia viva, orgánica.

Para ti, que ya tienes tu flamante primer borrador, que ya has empezado tu escalera de escenas Recuerda que puedes seguir este blog clicando “Seguir” aquí abajo, así serás el primero en saber cuando subo el siguiente post. También, si se te ocurre alguna pregunta, dispara. Todo esto que cuento en el blog sale de la experiencia que estoy amasando mientras escribo mi primera novela.

Y recuerda. Re-escribe, re-escribe y re-escribe!

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s